Los territorios domésticos, los territorios indígenas, campesinos y comunitarios y los territorios del trabajo precario, popular, migrante y callejero han quedado normalmente fuera de lo que se entiende por “trabajo”, y por lo tanto de lo sindical, subordinados e invisibilizados por el trabajo asalariado masculino blanco. Queremos insistir en la interpelación feminista “¿cuál es tu huelga?”, que ha permitido romper las fronteras entre producción y reproducción, y pensar nuevas relaciones entre sindicalismo y comunidad.

En estos años, el movimiento feminista transnacional ha tomado como bandera la lucha contra la deuda. Hemos dicho aquí y allá ¡Vivas, libres y desendeudadas nos queremos! ¡Nosotras contra la deuda! ¡Nos deben una vida! ¡No debemos, no pagamos!. Nos proponemos hacer un mapeo y relevamiento de las luchas contra el extractivismo financiero en distintos territorios y encontrar sus puntos de conexión, desde los procesos de urbanización en las periferias de Buenos Aires, hasta la lucha contra los desahucios en Madrid, pasando por los procesos de despojo de servicios públicos y de endeudamiento público y privado.

El movimiento feminista ha politizado en los últimos años de manera masiva y radical la crisis de la reproducción social como crisis a la vez civilizatoria y de la estructura patriarcal de la sociedad. Contra estas fuerzas de desestabilización, el impulso fascista se puso en marcha proponiendo economías de la obediencia para canalizar la crisis. En este marco,  el feminismo como fuerza capaz de incidir en el punto de sutura entre neoliberalismo y fascismo, también está en disputa.  Nos proponemos mapear a nivel trasnacional las formas de esta contraofensiva para producir conceptualizaciones y diagnósticos sobre la alianza entre neoliberalismo y fuerzas conservadoras.
“Ni una menos” fue el primer grito que sacudió el planeta activando un nuevo impulso feminista a escala global. La politización de la guerra patriarcal contra las mujeres y personas generodisidentes ha ido de la mano de la visibilización de la interseccionalidad de esa violencia con otras violencias de raíz económica y colonial. Tras los primeros ensayos de escrache como modo autoconvocado de señalamiento y visibilización, se ha abierto el debate sobre las formas de justicia feminista más allá del punitivismo, impulsado por grupos feministas implicados en la lucha contra la industria carcelaria, así como por el feminismo comunitario.
Desde las luchas feministas y populares, el trabajo de cuidados y de sostenimiento cotidiano de la vida se ha puesto continuamente en el centro como dinámica de supervivencia en las crisis, pero también como práctica del vínculo y las alianzas, como fuente de resistencia contra las dinámicas extractivistas y como lógica antagónica a la acumulación de beneficio. En el momento en que se reconoce que la explotación (y la lucha contra ella) no se realiza únicamente sobre el trabajo asalariado sino también, y ante todo, sobre la reproducción social (la propia sociedad) al igual que sobre los ecosistemas naturales y humanos, el campo de batalla se ensancha e incluye ámbitos antes invisibilizados.
Históricamente las mujeres nos movemos con nuestras tribus buscando los ríos donde haya agua y se pueda sembrar. Lo nuevo no son pues nuestros éxodos por una vida que se pueda vivir y celebrar, lo novedoso son las políticas heteropatriarcales y racistas que producen nuestras vidas como ilegalizadas y vulnerables, que condenan nuestros cuerpos y nuestras historias a sufrir muchas formas de violencias: institucional y social, pública y en espacios privados y por parte de nuestros pares.
Los estados y sus leyes, sus fronteras internas y las que estiran hasta los territorios desde los que nos fugamos, ilegalizan nuestras presencias en sus territorios para impedir que nos organicemos, que nos reconozcamos con otras. Apostamos por eso por interpelar a todos los feminismos que quieran dejarse atravesar por nuestras vidas y tejer complicidad con nosotras. Queremos construir con muchos feminismos radicales formas concretas de agrietar las narrativas que nos representan y quieren gobernar como víctimas. Somos fugitivas y con nuestro movimiento desafiamos los ismos contra los que tú también peleas, encontremos intersticios donde nuestras luchas se crucen.
Cargando...
2021-06-04T16:23:37+02:00

Biosindicalismo desde los territorios domésticos

Territorio Doméstico y el Observatorio Jeanneth Beltrán Después de un año de trabajo intenso, lanzamos el primer cuaderno de una serie sobre feminismo sindicalista. En "Biosindicalismo desde los territorios domésticos", las mujeres de Territorio Doméstico y del Observatorio Jeanneth Beltrán nos cuentan sus reclamos y sus maneras de hacer. Una inspiración para todas las que luchan. Teoría a ras de suelo. Texto de Rafaela [...]

2021-05-12T23:27:40+02:00

Colombia: «The Government is Killing Us»

Betty Ruth Lozano Lerma Originally published in Spanish in Desinformémonos. English translation by Liz Mason-Deese “Even the Cops are Becoming Hit Men” Cali, May 9, 2021 “The government is killing us” is the cry of SOS issued by Colombian youth in the face of the repression unleashed by the government against the peaceful mobilization that started April 28, the day a national strike was called by [...]

2021-05-12T23:32:21+02:00

En Colombia, el gobierno nos está matando

Betty Ruth Lozano Lerma Artículo publicado en Desinformémonos. “HASTA LOS TOMBOS[1] SE ESTÁN VOLVIENDO SICARIOS” Cali, mayo 09 de 2021 “El gobierno nos está matando” es el SOS de la juventud colombiana ante la represión desatada por el gobierno contra la movilización pacífica que se inició el 28 de abril, día en el que fue convocado un paro nacional por las centrales obreras del país. La [...]

2021-05-12T23:10:17+02:00

Perú: la voluntad popular en un país devastado*

Anahí Durand Guevara** Artículo publicado en Desinformémonos. La semana pasada los peruanos fuimos a votar en un país devastado, con dos crisis arreciando fuertemente. La primera, una crisis política, vinculada al caso Odebrecht y a la estela de expresidentes involucrados en casos de corrupción e inestabilidad política que éste develó. La segunda, la verdadera tragedia que viene significando la situación sanitaria; la pandemia ha puesto en [...]

2021-05-11T23:22:14+02:00

«Mi hijo no nació para ser tragado por la cárcel». Los demonios de la violencia carcelaria se precipitan durante la pandemia

Nodo Quito Artículo publicado en Desinformémonos. La pandemia hizo estallar el infierno que encierran las prisiones en Ecuador. La ostentación alegórica de cuerpos destazados, órganos y sangre derramada coronó el poder de matar de las mafias, que el pasado mes de febrero eliminaron de una forma siniestra y ante los ojos de un país atónito a 81 varones en las principales cárceles de Ecuador. Rituales de [...]

2021-02-24T23:41:21+01:00

El feminismo sindicalista que viene

Artículo publicado en Desinformémonos. Fotografía: Ela Rabasco (Ela R que R) “Esta asamblea es un acto profundamente político: pone el foco en los conflictos terribles que atraviesan nuestras vidas.” Así lo expresaba Justa Montero en la asamblea de cierre de las jornadas “El feminismo sindicalista que viene”, celebradas el pasado diciembre en Madrid. Allí nos habíamos convocado participantes de diferentes luchas que comparten entre sí [...]